Un master tratando la ortodoncia invisible resulta muy útil para quienes se dedican a la odontología. Aprender, formarse y reciclarse son sus objetivos, los propios de un especialista que trabaje en una clínica dental. Por tanto, es natural que la Facultad de Odontologia ofrezca esta formación de posgrado y master. Además, esta cuente con una alta demanda.

Al fin y al cabo, la ortodoncia invisible constituye una metodología sofisticada y cada vez más apreciada por la población.

¿Qué es la ortodoncia invisible?

La ortodoncia invisible nació en 1999 y puede considerarse como uno de los avances más destacados en materia de ortodoncia estética. De hecho, surge como una alternativa a los brackets metálicos. Estos aparatos correctores eran muy útiles, pero resultaban ciertamente incómodos y, sobre todo, tenían un aspecto poco agradable.

master-en-ortodoncia-invisible_-brackets

Modelo para técnica de brackets que está quedando relegada por la ortodoncia invisible

No eran pocas las personas a las que su uso les provocaba complejos. De manera que el surgimiento de la ortodoncia invisible les supuso un importante alivio. Esta clase de ortodoncia va ganando peso frente a los brackets metálicos. Estos, por su parte, se ven más en los niños.

“Una imagen vale más que mil palabras”

Los principales usuarios de la ortodoncia invisible son personas que no pueden permitirse defectos en su sonrisa. Por eso, requieren siempre una buena imagen pública. Por ejemplo: modelos, dependientes, personas que trabajan en eventos, comerciales, etc.

Unas propiedades que equivalen a beneficios

No hay que olvidar que los problemas estéticos derivan de irregularidades bucales que pueden ser perjudiciales para la salud. Problemas como separaciones, apiñamiento, protrusión, sobremordida, mordida cruzada… pueden ser corregidos mediante la ortodoncia invisible y, de paso, son posibles las mejorías en la respiración o la masticación.

No solo mejoran estas funciones básicas, sino que también aumenta el confort del uso. Por ejemplo, cabe la posibilidad de quitarse y ponerse la ortodoncia invisible. Esto compensa a quienes quieren quitarse o ponerse la ortodoncia para acudir a determinados actos sociales. Salidas con amigos, reuniones de trabajo, etc.

La ortodoncia invisible, además, se elabora mediante las técnicas más innovadoras. Por consiguiente, se adapta a las necesidades de cada cliente o paciente. Es decir, se fabrica en función de las condiciones y los problemas específicos de su boca. En este sentido, supone una solución óptima y personalizada al máximo.

Cabe señalar, por último, que como se verá en posteriores párrafos, hay diferentes tipos de ortodoncias invisibles. La elección depende de las necesidades del usuario.

Los alineadores transparentes

Los alineadores transparentes son las claves de la ortodoncia invisible. Es decir, sus elementos centrales. Por tanto, hay que concederles la importancia merecida. Reciben distintos nombres, los cuales funcionan, en la práctica, como sinónimos. Alineadores transparentes, attachesaligners

Los brackets de la ortodoncia estética que alcanzaron mayor popularidad fueron los de acrílico o porcelana y zafiro. Más allá de los materiales, cada vez más sofisticados, interesa, en estos momentos, su uso. Esto es, cómo se han de colocar y el mantenimiento que requiere este tipo de ortodoncia.

Cómo se colocan los alineadores dentales

master-en-ortodoncia-invisible

Desde el punto de vista del odontólogo, lo más importante es cómo se lleva a cabo el proceso en la clínica. De hecho, en la clínica dental se van observando las mejorías progresivas relacionadas con el empleo de los aligners.

Todo comienza con la aplicación de sofisticadas tecnologías en la generación de los alineadores. Estos se amoldan perfectamente a las problemáticas de la boca del paciente. Constituyen, básicamente, soluciones óptimas y a la medida.

A grandes rasgos, los efectos de este tipo de ortodoncia consisten en mover las piezas dentales lentamente. De forma que, poco a poco, se podrán ir comprobando las mejorías en la salud y estética bucodental.

Esta responsabilidad, fundamentada en conocimientos de índole técnica, pertenece únicamente al odontólogo. Al odontólogo de confianza, que es el supervisor del tratamiento y conoce la problemática concreta de la boca. La problemática específica de la boca y el plan de corrección, además de los resultados que ya empiezan a ser visibles. No lo son de manera inmediata, pero sí que se perciben paulatinamente.

Así que, como los dientes van modificando lentamente sus posiciones, también hay que cambiar los alineadores. Es algo que se lleva a cabo, más o menos, cada semana. Estos cambios se realizan en función de cómo se estén amoldando los dientes.

Por lo que respecta a cómo ponerse y quitarse los aligners, el paciente ha de seguir las indicaciones que le dé su odontólogo.

Ortodoncia lingual

Es posible informarse acerca de lo que es la ortodoncia lingual. Sin entrar en el detalle del master en ortodoncia, se trata de otra de las posibilidades, como los aligners, que ofrece la ortodoncia invisible. Es decir, constituye una alternativa a los molestos y antiestéticos brackets metálicos, que fueron hegemónicos en la década de los noventas.

Esta clase de ortodoncia invisible no se basa tanto en la invisibilidad natural de los alineadores como la anterior. En este caso, estos sí que serían visibles, por su forma y color. Su colocación en una zona discreta de la boca es lo que provoca su invisibilidad. Por eso, la ortodoncia lingual también es conocida como ortodoncia de incógnito.

Su función reparadora, por otro lado, es igual que la de la ortodoncia invisible. Su nombre proviene de su colocación en la cara posterior de los dientes. Esto es, en la cara lingual. Su efectividad ha sido demostrada con creces. Tanto como la de los brackets clásicos, aquellos de metal que se colocaban en la cara vestibular o externa de los dientes. La ortodoncia lingual, por lo tanto, supone una ventaja en términos estéticos.

master-en-ortodoncia-invisible_lingual

Ortodoncia lingual

Por otra parte, el odontólogo ha de tener en cuenta que este tratamiento es más duradero que los convencionales. Los aparatos de ortodoncia lingual deberán ser aplicados durante, aproximadamente, dos años. De todas maneras, el diagnóstico y las observaciones de los profesionales serán clave. Según la complejidad del caso y los avances y mejorías observados, el tiempo de uso podrá ser reducido o ampliado.

La decisión final acerca de optar o no por la técnica lingual ha de ser tomada, de consueno, por el ortodoncista y paciente. Aparte, el odontólogo deberá ofrecer al paciente recomendaciones de adaptación y mantenimiento. Por ejemplo, acerca de acostumbrarse al roce del aparato con la lengua.

Ortodoncia Clear Aligner

La ortodoncia Clear Aligner es una que, a día de hoy, optimiza los resultados de la ortodoncia invisible. A grandes rasgos, sus propiedades y características coinciden con las que se enunciaron en el apartado de esta última. Cabe remarcar, por otra parte, que Clear Aligner se ha forjado una imagen de marca. Es decir, la denominación de esta ortodoncia ya remite al cliente a unos altos estándares de calidad.

Por consiguiente, cuando se opta por la ortodoncia Clear Aligner, se solicita un producto concreto. Un producto caracterizado, básicamente, por su eficacia, transparencia, comodidad, posibilidad de ser removido y elaboración a medida.

Según ellos, más de 300.000 de personas ya se han decantado por la ortodoncia  Clear Aligner Por ello, muchas clínicas dentales cuenten con trabajadores familiarizados con ella. Asimismo, los centros dentales han de estar en contacto permanente con las novedades de este tipo de ortodoncia.

La formación en ortodoncia invisible

Adquirir conocimientos y destrezas en el campo de la ortodoncia invisible constituye una necesidad patente para los odontólogos de hoy en día. Esta técnica empezó a implantarse a finales de la década de los noventa del siglo pasado. Tres lustros después, ya se ha convertido en una de las soluciones más populares en las clínicas odontológicas.

Una vez acabada la carrera general del odontólogo, es preciso especializarse. Supone la manera ideal de afrontar determinados casos prácticos. Hoy en día, optar por la especialidad de la ortodoncia invisible se revela como una decisión práctica y exitosa. Trabajo no va a faltar para quien lo haga. Esto se debe a la creciente sensibilización acerca de la estética dental y mayor popularidad de las técnicas más sofisticadas.

curso-de-ortodoncia-invisible

Estudio previo dental de un paciente mediante radiografías para una posterior ortodoncia invisible

En este sentido, un máster o posgrado en ortodoncia es la solución idónea. El master de ortodoncia trata evidentemente de la ortodoncia invisible y cuenta con una finalidad esencialmente práctica. Pero, para llegar a resolver correctamente los casos prácticos, hay que conocer la teoría.

En primer lugar, es preciso familiarizarse con los conceptos y el instrumental. Se avanza, poco a poco, hacia una mayor complejidad. El objetivo es sacar todo el potencial a este modelo de ortodoncia. De las clases teóricas se pasa a las prácticas, siempre supervisadas por especialistas del máximo nivel.

Finalmente, se comprueba que se ha adquirido la capacidad de aplicar los beneficios de la ortodoncia invisible. En este aspecto, no se escatima en la organización, aparte de las sesiones colectivas, de reuniones personales.

Apúntate y descubre el programa completo:

Inscripciones Máster

Rellena este formulario para tener más detalles sobre nuestros másteres.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

A modo de conclusión

“El saber no ocupa lugar”

Por último, vale la pena destacar que la formación y el reciclaje son conceptos fundamentales en la práctica cotidiana de cualquier odontólogo fiable que se precie. Por lo tanto, conviene apuntarse al máster de ortodoncia para un correcto aprendizaje de la ortodoncia invisible. El director del master no es otro que el renombrado Doctor Pablo Echarri.