La odontología forense es una de las grandes olvidadas en la especialización del profesional. La mejora técnica y la exigencia de una mayor precisión hacen que sea casi imprescindible dentro de las investigaciones legales y judiciales. Así, la odontología legal y forense es aquella que se dedica al manejo de las evidencias dentales para identificar cadáveres, encontrar evidencias o cualquier aspecto relevante para el proceso judicial.

UN VISTAZO AL PASADO

La historia de la odontologia forense está llena de leyendas y casos muy concretos. Se dice que la primera persona identificada por su dentadura fue Lolia Paulina, noble romana, en el año 49 d.C.

Agripina la Menor, madre de Nerón, ordenó su asesinato, y como prueba de muerte le trajeron su cabeza. Su rostro estaba completamente desfigurado e irreconocible, pero gracias a su particular dentadura, Agripina quedó contenta con su encargo.

Dibujo de Lollia Paulina, primera persona reconocida gracias a la odontología forense

De Published by Guillaume Rouille (1518?-1589) – “Promptuarii Iconum Insigniorum”

 

A partir de entonces, cada vez se registraron más casos en los que se utilizaron las dentaduras de soldados para identificarlos tras las batallas.

No fue hasta 1775 cuando la justicia americana aceptó la evidencia dada por la odontología forense. Paul Reveré construyó un puente fijo con alambres de plata al doctor Joseph Warren, general en la milicia de Boston.

 

cuadro de Joseph Warren, 2 años tras su muerte la odontología forense lo reconoció al exhumar su cuerpo

Joseph Warren político, médico y militar de la guerra de Independencia.

En la batalla de Bunker’s Hill, Warren recibió un disparo en la cabeza, y tras la guerra, lo enterraron junto al resto de soldados sin nombre. Reveré fue capaz de identificar su cuerpo tras exhumarlo gracias al puente de alambre que le había hecho dos años antes.

Casi 200 años después, en 1964, se da el caso del primer curso especializado en odontología forense. Fue en Washington D.C. y se impartió en el Instituto Patológico de las Fuerzas Armadas.

Una vez más, la historia demuestra la utilidad de la ciencia. Especificamente, de la odontología forense, utilizada desde la antigüedad para identificar individuos y cadáveres. Hoy en día, esta especialización abarca un terreno de estudio mucho más amplio y desarrollado.

UN REPASO ACADÉMICO

Mary Bush, expresidente de la Sociedad Americana de Odontología Forense (ASFO en sus siglas en inglés), cuestionó los métodos científicos, exponiendo que es un

“Área forense subexplorada que necesita de investigación sustancial para validar sus principios básicos”.

 

No obstante, estudiar odontologia forense, en la actualidad, nos abre todo un mundo de posibilidades. La anatomía patológica define la odontología forense como

“La rama de la odontología que trata del manejo y del examen adecuado de la evidencia dental y de la valoración y la prestación apropiada de los hallazgos dentales en interés de la justicia”.

 

En un sentido más amplio, Guerra define a

“la odontoestomatología forense como el peritaje forense que hace el odontólogo al tomar como base las evidencias que puede ofrecer el sistema estomatognático, dado que la aplicación de los conocimientos odontológicos puede contribuir a la resolución de problemas jurídicos”.

 

La odontología forense, también conocida como “estomatologia forense”, no se relaciona únicamente con fallecidos y la determinación de la causa de la muerte, sino que nos proporciona información muy variada y necesaria:

  • La edad, gracias al estudio de los patrones de erupción de los dientes y del desgaste.
  • El sexo, al obtenerse, a partir de la pulpa dental, el ADN y el perfil XX o XY con la prueba de reacción en cadena de la polimerasa PCR.
  • La población e influencia de grupos a través de los rasgos morfológicos y métricos.
  • Las características dentales de cada individuo con las anomalías de forma, tamaño, número y posición de las piezas.
  • Los hábitos alimenticios, con el estudio de la dieta, los fitolitos, los elementos traza, los isótopos estables y las tinciones extrínsecas.
  • La cultura del individuo o grupo en el empleo de los dientes como herramienta, su estrés ocupacional, el uso de piercings, aparatos bucales, joyas dentales o, incluso, el tallado de los mismos con fines bélicos, religiosos y estéticos.
  • Las patologías desarrolladas, como alteraciones del esmalte, caries, bruxismo, enfermedad periodontal y enfermedad pulpar.

Pero no solo los dientes son estudiados dentro de la odontología forense, sino que las estructuras óseas de la maxila y la mandíbula también reportan información valiosa. Los labios, el paladar, la lengua… también ayudarán al odontólogo forense en su meticuloso trabajo e investigación.

APLICACIONES

Identificación humana

odontología forense

Cuerpo en una morgue tras ser identificado con odontología forense

Es en este campo donde más se desarrolla la estomatología forense. Según J. V. Rodríguez, antropólogo forense,

“La identificación es un proceso comparativo y reconstructivo que tiende a ubicar a una persona desconocida dentro de un universo biosocial conocido”.

Así, la odontología forense es uno de los procedimientos por los que tiene que pasar un proceso de investigación y judicial dentro de los sistemas de identificación del individuo.

J. V. Rodríguez, de hecho, señala que “los dientes hablan y cuentan la historia de la persona desaparecida que en vida formó parte de un medio ambiente, un grupo social determinado y con una individualidad que lo hace único e irrepetible”.

Por todo ello, la identificación humana dentro de la odontología forense es una de las aplicaciones más ampliamente utilizadas. El proceso se basa en la comparación de los registros anteriores a la muerte con las características dentales postmortem. La Comisión Americana de Odontología Forense (ABFO en sus siglas en inglés) estima cuatro posibilidades diferentes al finalizar el estudio de la identificación.

  1. La primera, y la esperada por los profesionales, es que sea positiva, es decir, que la información antemortem y la postmortem compartan los suficientes rasgos como para determinar su identidad.
  2. La segunda, cuando la información no es suficiente para dictaminar con precisión, se clasificaría como “identificación posible”.
  3. El tercer caso sería la evidencia insuficiente, que se basaría en una información que no presenta un soporte lo suficientemente estable.
  4. Y por último, cuando los registros antemortem y postmortem son completamente incompatibles, se daría la exclusión del individuo como posible sujeto.

Estudio de huellas de mordedura en homicidios

La identificación se puede aplicar a los crímenes y llegar a determinar el culpable del caso a través de su mordedura. Si se produce una pelea o la víctima se resiste, el asesino puede utilizar sus dientes para defenderse y cumplir con su cometido.

En este caso, la tarea del odontólogo forense es clave en la resolución del crimen. Tendrá que aislar la muestra de la mordida e investigar de quién podría ser.

Determinar la causa de la muerte

A partir de la dentadura y lo que la rodea, el profesional puede llegar a determinar la causa de la muerte del individuo, ya fuese de carácter delictivo o natural.

 

Peritajes judiciales

Una de las funciones más comunes en España es el peritaje como reconocimiento en catástrofes.

En este caso, los forenses se encargan más bien de los vivos; peritajes judiciales en casso de conflictos entre un seguro, el paciente y un odontologo.

 

Antropología

El estudio de la evolución del ser humano no habría sido posible ni hubiese llegado tan lejos sin la existencia de los estomatólogos forenses. Gracias a ellos se ha llegado a determinar el sexo, la talla, la edad o el grupo étnico. Incluso, las reconstrucciones faciales serían impensables sin la presencia de este especialista.

OTROS OBJETOS DE ESTUDIO

Rugoscopia

Este método de investigación, muy poco utilizado, es aquel que se basa en el estudio de las arrugas palatinas para establecer la identidad del individuo. Muchos especialistas forenses defienden la unicidad, individualidad, perennidad e inmutabilidad del paladar en los procesos de identificación.

Alegan que las huellas dactilares son totalmente vulnerables a traumatismos y al fuego, mientras que el paladar se encuentra protegido por los dientes, la lengua y las mejillas, haciendo de él un enclave perfecto para la investigación odontológica.

 

Queiloscopia

Quieloscopía: estudio de los labios

Quieloscopía: estudio de los labios

“Cheilos” viene del griego y significa “labios”. Efectivamente, la queiloscopia es el estudio “de los patrones morfológicos de los surcos labiales y las huellas de estos”.

El estudio de los labios y sus clasificaciones abundan en el ámbito académico, a pesar de que pocas veces se ha utilizado con éxito en la odontología forense. Un campo aún por descubrir.

 

EL CASO DE TED BUNDY

Para aquellos que todavía duden sobre la veracidad de la odontología forense, en 1979 sentenció a muerte a Theodore “Ted” Bundy en Estados Unidos.

Asesinó a 36 estudiantes, y en una reyerta con uno de ellos, le propinó un mordisco antes de matarlo. La fiscalía, al descubrir la mordedura, convocó a los profesionales R. Souviron, L. Levine y N. Sperber para dar caza al asesino.

 

Toma de huellas dentales Ted Bundy

Toma de huellas dentales Ted Bundy

Las huellas se encontraban en perfecto estado, y las características dentales de Bundy eran muy identificables. El jurado, después de la presentación de las evidencias de los tres odontólogos, dictó sentencia y declaró culpable a Bundy.

El proceso de la investigación generó un fuerte impacto en la opinión pública, y ayudó a aumentar la credibilidad y la utilidad de la odontología como técnica forense.

De hecho, días después, Souviron apoyaría a la fiscalía en un caso de violación y asesinato a una mujer. Roy Allen Stewart fue sentenciado a muerte al identificarse la mordedura en la cadera de la mujer con su dentadura.

 

UN FUTURO DE CALIDAD

Si la odontología de por sí reporta calidad profesional. La odontología forense abre, cada día más infinidad de puertas.

La pasión y el interés en este campo serán claves para que el especialista vea su carrera profesional expandirse.

Además, al ser una especialización poco frecuentada y contar con diferentes vías de especialización, la decisión de estudiar odontología forense no será nunca desestimada por ninguna institución.

Por lo tanto si quieres especializarte en un campo que se acerca no dudes en pedir información:

Inscripciones Postgrado

Rellena este formulario para tener más detalles sobre nuestros cursos de Postgrado.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.