Existen muchos motivos por los que pueden aparecer las ulceras bucales. Son causa de preocupación en quien las padece, ya que suelen ser advertencias de otras enfermedades que se puedan estar desarrollando.
Qué son las aftas bucales

Las ulceras bucales pueden aparecer en cualquier parte de la boca, pero no todas las úlceras son aftas.

Las aftas bucales son lesiones en las que se forman vesículas que llegan a ulcerarse. Localizadas en el epitelio de la mucosa oral, con un contenido líquido y claro.

Salvo excepciones, no suelen dejar cicatriz. Apoyadas sobre eritemas con fondo amarillento, atraviesan varios periodos:

  • Vesicular.
  • Ulcerado.
  • Cicatrizante.

La estomatitis aftosa recurrente suele aparecer en la infancia, pero tanto su frecuencia como la gravedad van disminuyendo con los años. Estas llagas bucales se clasifican, según sus características de dolor, prevalencia, duración y tamaño en aftas menores, aftas mayores y estomatitis aftosa herpetiforme.

Esta última forma clínica suele ser un problema muy común entre los pacientes con problemas estomatológicos urgentes. Las úlceras suelen ser dolorosas y molestas, pueden persistir desde días hasta años y, además de ser recurrentes impiden la realización de algunas funciones básicas.

Qué causa las aftas bucales

Aún se desconoce la etiología exacta, ya que pueden ser generadas por múltiples factores y circunstancias.

Las contusiones y heridas suelen actuar como desencadenantes de la aparición de aftas bucales. También es posible que aparezcan debido a una alimentación deficiente o a alguna alergia. Otro factor a tener en cuenta son los virus y bacterias, que pueden agudizar un brote manifiesto.

Por otra parte, las tensiones emocionales y el estrés, así como sus consecuencias sobre el sistema inmunitario parecen ser factores importantes para que surjan aftas.

Por último, hay que tener en cuenta los cambios hormonales para que aparezca un episodio de aftas. No obstante, los diversos autores inmersos en estos estudios no acaban de ponerse de acuerdo.

Como dijera Willian Osler:

«La medicina es una ciencia de la incertidumbre y un arte de la probabilidad».

Cómo eliminar aftas bucales

No existe un tratamiento que pueda considerarse completo al desconocerse el origen de la enfermedad. De las numerosas terapias sugeridas, muy pocas han sido evaluadas con buenos diseños de ensayos clínicos.

Por tanto, el tratamiento se personalizará para cada paciente, teniendo en cuenta sus características físicas, psicológicas y genéticas. Sin embargo, todos tienen los mismos objetivos: aliviar los síntomas y el tamaño de las llagas bucales, reducir el episodio y evitar recaídas.

En una primera actuación se utilizan pomadas, geles de uso externo y cremas. Medicamentos basados en corticoides, prostaglandinas o interferón, entre otros. Inclusive se han obtenido buenos resultados con el ácido hialurónico utilizado en forma tópica.

Úlceras orales

Úlceras orales herpetiformes en la lengua lateroventral.

Por otra parte, en esta fase habría que tratar de corregir los déficits alimentarios que pudieran estar en la base del episodio.

Además, cuando existen recaídas y el caso es más grave, se requiere una segunda línea de actuación con terapias más agresivas como los corticoides sistémicos.

Para los casos más graves, el especialista podría indicar la necesidad de utilizar inmunomoduladores como la talidomida o pentoxifilina. Pero deberá valorar la trascendencia de las lesiones y la tolerancia a los medicamentos del afectado.

Como coadyuvantes podrían utilizarse analgésicos de uso externo, así como suplementos de vitaminas y proteínas, en casos de brotes duraderos y dolorosos. También es importante una correcta higiene oral para evitar lesiones desencadenantes.
Cómo tratar aftas bucales en niños

Durante la infancia son relativamente frecuentes los episodios de estomatitis aftosa recurrente (RAS).

Cuando solo se presenta un brote o de forma muy esporádica, suele tener como causa algún virus o bacteria que genera una infección.

El tratamiento constituiría el uso de analgésicos para aminorar el dolor, tratamiento local y tópico de las llagas bucales, una dieta que le resulte fácil de masticar y deglutir (dieta blanda) e ingerir soluciones con glúcidos y sales minerales, si presentara diarrea o vómitos.

Si los episodios de aftas bucales son recurrentes, aunque aparentemente no exista causa, habría que descartar un déficit de vitaminas del grupo B o una enfermedad crónica que se esté manifestando a través de esos brotes.
Cómo quitar aftas bucales en bebés

La cavidad bucal del bebé tiene algunas diferencias respecto a la de los adultos, por su adaptación para succionar como forma de alimentación básica.

aftas en bebe

Vista de las aftas de Bednar sobre el diagnóstico con una lesión en la línea media situada en el borde del paladar duro

La aparición de llagas bucales puede deberse a una sensibilidad extrema ante las bacterias que se encuentran en su boca. Pero habría que descartar carencias nutricionales vitamínicas.

No son útiles los antibióticos ni los antiinflamatorios. No obstante, el pediatra podría indicar el uso de algún antiséptico para el que sería necesaria la utilización de un pincel en su aplicación.

Con los bebés, es posible aplicar lo que dijera Hipócrates:

«Las fuerzas naturales que se encuentran dentro de nosotros son las que verdaderamente curan las enfermedades».

Pero sería necesario acudir al pediatra si se observara alguno de estos síntomas durante el brote:

  • Fiebre mayor de 38 grados.
  • Encías hinchadas y de color rojizo o amarillento o están blandas.
  • Aftas múltiples (número mayor de 4 o 5).
  • No quiere beber.
  • También hay llagas en los párpados y en los genitales.
  • Sus condiciones van a peor.

Úlceras bucales por VIH

En algunas ocasiones, los odontólogos pueden detectar otras enfermedades a través de la observación de la cavidad oral. Aquellas personas que han adquirido el VIH pueden tener brotes más persistentes de aftas y, por tanto, mayor posibilidad de contagio del virus durante el episodio.

VIH aftas

Paciente con VIH. Úlceras perforadas del velo del paladar compatibles con aftas del VIH sin evidencia de EM.

Las úlceras bucales pueden ser un signo que indique al especialista esta posibilidad, combinadas con otros factore.

En este caso, sería recomendable que el paciente realizara una prueba específica para detectar o descartar la presencia del virus en su organismo y así, poder prescribir el tratamiento más adecuado a su situación concreta.

Úlcera en la boca del estómago

Se trata de una lesión donde una zona del aparato digestivo queda sin su revestimiento o protección de la mucosa.

Cuando estas aftas se manifiestan en alguna zona digestiva podrían estar indicando la existencia de alguna enfermedad autoinmune de carácter inflamatorio.

Aftas, una cuestión de hábitos

Las aftas bucales, además de resultar molestas y dolorosas, podrían ser la manifestación de otros procesos más graves que se estuvieran desarrollando. Conviene seguir las indicaciones del especialista y adquirir hábitos de higiene oral correctos y constantes para aliviar sus síntomas y reducir su formación.