La parestesia dental puede ser un síntoma más de la parestesia general. Sin embargo, en el ámbito de la odontología, su causa puede ser la presión sobre un nervio en concreto. También por la manipulación cercana al mismo nervio. Esta situación suele ser una consecuencia a corto plazo, pero también puede resultar una secuela permanente.

Qué es parestesia dental

Consiste en la sensación sobre la piel de adormecimiento parcial, pinchazos o ardor. También de hormigueo o de algo que “se arrastra” por la piel de la caraPuede tener su origen en una parestesia general de carácter agudo o crónico.

Esta dolencia puede ser de naturaleza aguda o crónica, produciendo cambios de sensibilidad desagradables. En ocasiones, incluso con dolores.

parestesia del nervio mental

En el examen con una sonda dental, se encontró el área de entumecimiento, que se extiende desde la línea media mandibular hasta el segundo premolar izquierdo tanto intraoral como extraoralmente (Figuras 1a y 1b). No hubo desviación en la respuesta sensorial de la encía y la lengua en el sondeo. El primer molar mandibular izquierdo mostró una lesión cariosa proximal (OD) no removida y una restauración temporal colocada en la cavidad de acceso con el diente en oclusión. La radiografía periapical intraoral reveló un ensanchamiento del ligamento periodontal apical en relación con las raíces mesiales y distales y una ligera reabsorción radicular apical en la raíz distal (Figura 2a). Después de la evaluación completa, se estableció el diagnóstico de periodontitis apical aguda con parestesia del nervio mental y, con el consentimiento informado por escrito del paciente, se decidió continuar el tratamiento endodóntico junto con el tratamiento conservador de la parestesia.

Causas de la parestesia dental

La parestesia en la zona facial, concretamente, puede producirse por causas más específicas:

  • Como consecuencia derivada de la esclerosis múltiple.
  • Por fractura de la nariz y otros huesos faciales.
  • A razón de las migrañas.
  • Como secuela de la menopausia en mujeres.

En odontología, la parestesia dental suele estar relacionada con las tareas propias del dentista:

  • Por presiones sobre nervios concretos de la cara.
  • Por operaciones en zonas cercanas al nervio.

Incluso puede darse por intolerancia a ciertos tipos de anestesia o medicamentos. La causa más común de esta complicación es la extracción de algún tercer molar inferior.

Según la profesora de patología médica bucofacial, Díaz Rodríguez M.:

 “Las lesiones iatrogénicas, es decir inducidas por el profesional, son muy frecuentes en la mucosa oral, algo menos en otras estructuras como las dentarias, óseas o nerviosas.” 

La parestesia dental puede llegar considerarse una enfermedad iatrogénica.

Sarcoma de Kaposi iatrogénico en la cavidad nasal

Histopatología (tinción de 400 ×, H y E). (A) Hay espacios vasculares en forma de hendidura y de tamiz formados por células tumorales con abundantes eritrocitos. (B) Algunos glóbulos hialinos eosinofílicos se observaron en las células tumorales.

Esto es, el origen de la parestesia puede deberse:

  • A examen insuficiente de la zona a tratar.
  • Imprecisión quirúrgica en la extracción.
  • Falta de planificación quirúrgica.
  • La inexperiencia o la falta de formación.

Sin embargo, según la Profesora Ayudante de Odontología Integrada, Mª Mercedes Gallas Torreira, de la Facultad de Medicina y Odontología de la facultad de Santiago de Compostela,

“La lesión del nervio dentario inferior después de tratamientos endodóncicos constituye una rarísima complicación en la terapia endodóncica.”

 

Diagnóstico de la parestesia dental

El diagnóstico de la anestesia o parestesia se desarrolla en base a una minuciosa anamnesis. También en la evaluación del comienzo del conjunto de las alteraciones sensoriales, así como de su evolución.

El examen del área problemática puede llevarse a cabo mediante diversos tipos de pruebas: Térmicas, mecánicas, eléctricas o químicas.

De cada una de ellas se obtienen las respuestas subjetivas. Los nervios afectados con frecuencia son el nervio mentoniano y el nervio dentario inferior.

 

Parestesia dental, síntomas.

Los síntomas pueden cursar como un hormigueo y pasar al adormecimiento. También puede constituir una combinación de pérdida de la sensibilidad con repentinos incrementos de las sensaciones. Algo que puede darse en momentos concretos o por alguna estimulación. Hormigueo, ardor o adormecimiento están con frecuencia relacionados con un nervio dañado, lesionado o enfermo.

Las causas dependen del lugar exacto de la parestesia. Frecuentemente, incluyen lesión física del nervio en cuestión, o una enfermedad que afecta los nervios.

parestesia dental síntomas

Los síntomas más frecuentes en pacientes de la parestesia dental.

Durante la colocación de algún implante dental, pueden darse dolores de cabeza con sensación de presión. La parestesia facial dependerá entonces del grado en que se haya afectado el nervio dentario.

Es importante que un médico valore el historial previo del paciente para descartar causas ajenas al tratamiento odontológico. Estos síntomas pueden resultar mucho más que una simple molestia. Existe la posibilidad de una condición médica grave, que debe contemplarse a fin de realizar el diagnóstico adecuado.

Parestesia dental, tratamiento

La parestesia bucal o dental suele estar relacionada con el nervio dentario inferior. Sus síntomas pueden manifestarse como parestesia de la zona labio-mandibular. El paciente suele quejarse de una sensación anormal cercana al labio. Ésta puede consistir en impresión de quemazón, pinchazo, zumbido, prurito, entumecimiento o frío.

Según el doctor Pedro Luis Ruiz Sáenz, en el artículo de la Revista científica de formación continuada Vol. 10, Nº. 2, 2013

“Actitud ante una posible parestesia del nervio dentario inferior tras la extracción quirúrgica del tercer molar inferior” :

“La parestesia del nervio dentario inferior es una complicación bien conocida que puede aparecer tras la extracción quirúrgica de los terceros molares inferiores. La bibliografía revisada sugiere realizar un estudio radiográfico previo para descartar factores predictivos.”

En los casos en que la parestesia afecte a la mucosa oral, puede producir una disminución de la secreción de saliva, o xerostomía.

Por tanto el tratamiento más indicado para evitar la parestesia dental consiste en la prevención. Junto al tratamiento radiográfico previo, se puede intervenir conjuntamente con una precisa técnica quirúrgica. Esto debería servir para evitar la mayoría de los casos de parestesia bucal.

Parestesia dental, recuperación.

La parestesia suele remitir y permitir la recuperación de la sensibilidad con el paso del tiempo. Los complejos vitamínicos de vitamina B han resultado con anterioridad favorecedores en algunos pacientes. Sin embargo, esta solución requiere de mayor tiempo de investigación odontológica .

Para los casos en que el nervio lingual es el afectado, está indicado el uso de microcirugía tras un periodo de observación de 4 a 6 meses. Independientemente del caso se deben realizar controles periódicos, de entre uno y tres meses.

Sin embargo, está la consideración de que las lesiones que no se recuperan entre los tres y los seis meses, no acaban por resolverse del todo.

Además de estas causas tratables puede llevarse a cabo tratamientos sintomáticos como los tratamientos con cortisona para los casos de los brotes de la esclerosis en placas.

Para el algia de tipo vascular en la cara el uso de la molécula sumatriptán tiene habitualmente un alto éxito en los momentos de crisis. Entre las mismas crisis es habitual prescribir un tratamiento de fondo.

La importancia de la prevención en la parestesia dental

Como conclusión se puede decir que la parestesia dental está considerada como enfermedad iatrogénica y, por tanto, puede prevenirse. El uso de radiología y de cirugía precisa debe evitar su aparición en pacientes sin cuadro clínico anterior.

La formación especializada y la práctica profesional altamente cualificada son factores que revierten en el adecuado tratamiento y atención a los pacientes.