Realmente, existe muy poca información profesional y cuidada acerca de las técnicas de endodonciaAlgo que todo odontólogo debe tener claro es que esta es una de las intervenciones más complejas que existen en el ámbito de la odontología. Algo que hace imprescindible la formación específica en sus técnicas.

¿Qué es una endodoncia?

La endodoncia, que también se conoce como tratamiento de conductos, es un procedimiento en el que el odontólogo elimina la pulpa del diente. Esta puede eliminarse de forma parcial o total dependiendo de la afección del paciente.

Dicha pulpa es la parte interior del diente y se compone por un tejido blando que contiene los nervios y vasos sanguíneos. La cavidad pulpar se encuentra dentro de la corona y es donde está la pulpa dental. Mientras que en la raíz del diente está el conducto radicular que es el que conecta con el hueso maxilar.

Existen diversos motivos por los que se ha de realizar una endodoncia. La causa más común es la infección e inflamación de dicha pulpa que puede derivar en necrosis de la misma. Esta necrosis puede generar caries, razón que hace necesario el hecho de llevar a cabo este procedimiento.

No obstante, existen otros sucesos o causas que pueden crear la necesidad de llevar a cabo una endodoncia.

  • Traumatismos y golpes debido a un accidente o caída que estén interfiriendo en la correcta salud dental.
  • Desgaste, erosión y abrasión de los dientes. Esto puede deberse a la edad del paciente o al roce que se produzca en los dientes debido a la composición y colocación de los dientes.
  • Sometimiento a tratamientos restauradores y a materiales que se utilizan en estos. Ciertamente, algunos tratamientos pueden llegar a perjudicar a pulpa dental si no se realizan correctamente. Por ello, es necesario siempre ponerse en manos de profesionales bien formados que ofrezcan garantías de su buen servicio y amplios conocimientos y formación.

Pasos a seguir para realizar una endodoncia

​La realización de una endodoncia requiere de un estudio previo para poder determinar que este es el tratamiento que el paciente necesita. Y, posteriormente, habrá que llevarlo a cabo con la máxima prudencia y detenimiento. Todo ello asegurará la realización de un correcto trabajo odontólogo.

Diagnóstico preciso

Este es el primer paso antes de intervenir al paciente. Para ello, se realizan una serie de pruebas que permitirán saber cuál es el estado del nervio.

La primera prueba necesaria es una radiografía que permita observar el estado de los dientes. Saber cuál es la extensión de la carie o fractura, saber si el nervio está afectado y si ha llegado a la raíz.

En segundo lugar, en caso de que la radiografía deje lugar a dudas, se pasará a valorar la vitalidad del diente. Una reacción anormal a los cambios de temperatura determinará el punto de afección del diente. Pudiendo saber, de esta forma, si hay que realizar un tratamiento del conducto radicular o si basta con una intervención más conservadora.

Una vez que se estima necesaria la ejecución de la endodoncia habrá que administrar anestesia al paciente y se realiza la apertura cameral. Esto se hará sin excepción. Después se aísla por completo el diente mediante un dique de goma de látex.

El siguiente paso es determinar la longitud del trabajo mediante el localizador apical y preparar los conductos radiculares. Así pues, estos se limpian y se conforman para que sean más eficientes.

A continuación estos conductos son limados e irrigados con desinfectantes. Y, por último, cuando se acaba todo el procedimiento se lleva a cabo la obturación tridimensional de dichos conductos.

Material que se utiliza

Dependiendo de la técnica de endodoncia que se lleve a cabo este material puede variar. No obstante, se va a hablar del material obligatorio y más común.

  • Lentes protectoras: que eviten el contacto con ningún tipo de partícula en los ojos y que protejan al profesional cuando actúe de lado y de frente.
  • Guantes, gorros y mascarillas: todos desechables para asegurar la máxima higiene durante la intervención.
  • Anestésico, jeringa y agujas de anestesia: para dormir la zona sobre la que se va a trabajar.
  • Kit de dycal: que es el hidróxido de calcio utilizado para sellar el diente antes de su intervención.
  • Fresas de diferentes tipos: que serán necesarias durante la ejecución de la endodoncia.
  • Hipoclorito de sodio: que es el compuesto halogenado que sirve como solución irrigadora de los conductos al realizar la desinfección.
  • Limas: para poder limar los conductos antes de sellarlos.

Estos son los materiales más destacados aunque realmente habrá que contar con bastantes más.

Tipos de endodoncia

​Dentro de la práctica de este tratamiento existen diversos tipos dependiendo del número de conductos que sea necesario sellar y la técnica que se utilice.

Multirradicular

Las endodoncias multirradiculares son aquellas en las que el profesional tendrá que sellar más de un conducto. Normalmente, los dientes tienen o una sola raíz o más en el caso de los molares. Y, por norma general, cada raíz tiene un único conducto.

Sin embargo, en algunos casos se da que hay raíces con dos conductos. Pues bien, en aquellos casos en los que esto suceda se estará hablando de una endodoncia multirradicular.

Unirradicular

En este tipo de intervención el especialista solo tendrá que sellar un solo conducto por raíz. Por ello se denomina unirradicular. Independientemente de que se lleve a cabo por en un incisivo o molar, solo habrá un conducto por cada raíz.

Molar

Aunque lo más común es que cada raíz tenga un único conducto, puede ocurrir que tenga dos. Por este motivo y dada la complejidad de este tipo de intervención se contempla como una tipología de endodoncia.

Como se suele decir: “la boca sin muelas es como molino sin piedra” y esta intervención ayudará a que el molino siempre mantenga su piedra.

Rotatoria

La endodoncia rotatoria hace referencia al sistema con el cual se interviene al paciente. Este sistema ofrece muchísimos beneficios por eso es el más aplicado en la actualidad.

Lo primero que le hace destacar es la reducción del tiempo de trabajo de los conductos y la mejora de la limpieza del conducto radicular. También permite obturar mejor los conductos y mejora la penetración de los instrumentos manuales. Así pues, este es el tipo de endodoncia en cuanto a sistema que más se lleva a cabo.

Técnicas de endodoncia

​En este artículo se va a hablar de dos técnicas principales.

Técnica ápico coronal

En esta técnica el especialista trabaja centrado en la zona apical. Tiene diversas ventajas como por ejemplo que mantiene el diámetro apical original.

Otro beneficio es que crea una conicidad suficiente para que la limpieza y desinfección de los conductos sea óptima para la intervención. Además, no deforma demasiado la anatomía original de paciente. Y, por último, se obtura adecuadamente una vez que se ha creado una morfología apical correcta.

Técnica seriada

Esta es una de las técnicas más usadas en el trabajo biomecánico. También es conocida como conformación de retroceso, seriada convencional, telescópica, retrógrada, escalonada o de step-back.

Todas las nomenclaturas que designan a esta técnica tienen el mismo significado. Se trata de una ampliación proporcional que va aumentando conforme se retira el operador del ápice de la pieza dental. Este procedimiento se repite entre tres y cuatro veces retirándose un milímetro con cada número siguiente.

Cuando se ejecuta la endodoncia siguiendo esta técnica habrá que utilizar una lima mínima de 25. En cuanto a los pasos a seguir, habrá que determinar el diámetro apical y después se llevará a cabo la preparación cónica.

Existe un dicho popular que afirma lo siguiente: “A los amigos, como a los dientes: los vamos perdiendo con los años, no siempre sin dolor”. Pues estas técnicas son una forma de evitar, al menos, la caída de los dientes.

En la especialización y formación está la excelencia

Como se puede observar, la realización de una endodoncia no es para nada sencilla. Por ello, resulta de vital importancia que el odontólogo se forme de manera específica en esta práctica y en todas las técnicas mediante las cuales se puede realizar.

Debido a la complejidad de este proceso la especialización es imprescindible para ofrecer el mejor resultado a los pacientes. Obviamente, un odontólogo tendrá nociones acerca de este procedimiento y de su ejecución. Pero la falta de práctica puede derivar en la comisión de negligencias.

Por este motivo, desde Athenea Dental Institute le animamos a que confíe en nosotros para cursar un postgrado dedicado a la formación específica en la ejecución de endodoncias.

Realmente, la formación nunca termina para quienes se dedican al sector de la medicina debido a las tendencias y nuevas prácticas que se van descubriendo. Esto es algo que sabemos en nuestro centro, por ello, ofrecemos a los alumnos la posibilidad de dar clases presenciales o a distancia.

Ante todo, debe tener en mente que tras la realización del curso obtendrá una plaza en unas prácticas donde tratará a pacientes reales. Así pues, sus competencias se verán enormemente potenciadas. Por no hablar de que la especialización en diferentes prácticas aumentará sus salidas laborales como profesional odontólogo.

Por tanto, no lo dude más y apréndalo todo sobre las técnicas de endodoncia con nuestros cursos de postgrado